Juntar los espacios al jardín

A menudo, los jardines, son independientes de la casa, pero… ¿por qué no incluirlos dentro de esta? o mejor dicho ¿por qué no sacar las estancias hasta él?

Un jardín contiguo, separado por paredes del hogar, puede fundirse eliminando los muros, una apuesta totalmente atrevida, claro está que en todos los lugares esto no se puede o no se debe de hacer, el elemento imprescindible es el clima.

Hay lugares que se vive, se hace vida social en los portales de las casa, por ejemplo en las ciudades andaluzas, en donde el clima es muy agradable e incluso en ocasiones extremadamente caluroso, algo que a sus gentes les obliga a sacar la casa al aire libre.

Este estilo es conseguir una casa de verano, abierta al jardín, es decir, descansar, comer… al aire libre, como en plena naturaleza. Para ello, necesitamos un poco de idea y los elementos necesarios.

Los muebles de fibra soportan mejor las inclemencias del tiempo (frío, humedad, cambios de temperatura), al igual que la madera rústica.

Los espejos grandes, crean más profundidad, más espacio, estos pueden ser tanto apaisados como verticales, se creará así mayor visualidad de vista.

Los elementos decorativos complementarios, siempre frescos y naturales (flores, plantas), al igual que los textiles, estampados que dan un toque de frescura.

Los muebles de mimbre, son igualmente duraderos y de batalla, sofás, sillas, butacas, muebles, mesas… todo un mobiliario que dará comodidad y sencillez a la decoración.

Conseguiremos con esta decoración una casa fresca, integrada al jardín, una vida al aire libre, natural y de más libertad en el espacio.

También te puede interesar:  Una mesa clip muy cómoda y práctica