Las chimeneas pueden ser un elemento decorativo que puede cambiar totalmente una casa. Antes de nada tenemos que comprobar si esta se puede instalar en casa, pues no todos los hogares permiten su instalación. No importa que sea un piso, la cantidad de materiales innovadores que existen hoy en día hacen posible su instalación en cualquier lugar y hogar. También hay que estudiar su ubicación, colocarla en el lugar más adecuado.

Si nuestra vivienda es individual, la instalación es mucho más cómoda por lo que se refiere a la salida de humos, lo más ideal es diseñarla durante el proyecto de la vivienda, pues se integrará mejor en los elementos constructivos, pudiendo sacar mejor partido a su rendimiento y espacio donde sea colocada. Uno de los problemas principales que se evitan al contar con ella en los proyectos es la obra de los conductos metálicos de la salida de humos al exterior, pues si se colocan posteriormente, estos conductos causan mucho impacto en las fachadas.

Si nuestra vivienda es comunitaria y no hay conducto de humos, nos tenemos que olvidar de las chimeneas de leña (si es un ático tendremos más probabilidad de instalación). En pisos inferiores tenemos la elección de chimeneas de gas que también se adaptan muy bien a la decoración, aunque sea sintéticamente.

Las chimeneas tradicionales son las típicas de hogar que se construyen con ladrillo, piedra o acero, ideales para realizar un diseño personalizado y a medida. Estas tienen un inconveniente, solo se aprovecha el 15% de la energía que quema.

Las chimeneas metálicas son muy aceptadas actualmente, su ventaja es elegir el modelo deseado para cada casa en particular y son verdaderos centros calefactores.

También te puede interesar:  Mesa para decorar la pared

Fuente: fugar