La decoración en papel

Una opción muy buena para reformar nuestro hogar es el empapelar nuestro hogar, una buena forma de cambiar totalmente la imagen de paredes, al compás de muebles, accesorios… es decir, algo que cambiará en absoluto la personalidad de la casa. El papel es muy cómodo de aplicar y sus formas deseadas pueden variar desde pintadas o cenefas, las cuales se colocan en forma de pegatina y dan una vida increíble a las paredes. Una simple pared blanca cobrará una bonita vida con la colocación de una cenefa. El papel pintado tuvo su tendencia durante largo tiempo, después pasó al desuso, pero todas las modas vuelven y si lo deseamos no tenemos el porqué de rechazarlo. Un uso muy común que emplea mucha gente, es empapelar la casa cuando esta ya tiene muchos desperfectos en las paredes, es usado como una forma de disimulo y sin demasiados mareos de profesionales, también es usado para proteger alguna pared de posibles agresiones, por ejemplo, en los cuartos de los niños, otra opción es para destacar algún lugar ante otros, para crear ambientes concretos, para dar sensación de amplitud o todo lo contrario, de recogimiento. Los tipos de papel son variadísimos, los tenemos lisos, estampados sencillo, con grandes dibujos, de colores suaves, llamativos, cálidos, neutros, vivos… todo depende de la función que queremos darle a la zona en donde vayamos a aplicarlo. También hay que tener en cuenta que empapelar todas las paredes de una habitación puede resultar excesivo, monótono, aburrido… debemos de llevar cuidado en no repetir motivos en varios metros seguidos.

También te puede interesar:  Limpieza de paredes fácil y rápido