A todo aquel que le entusiasma la idea de la decorar su casa al estilo japonés, hay que decirle que este estilo, a la forma occidental, no es ni mucho menos el verdadero ambiente que suele tener una casa japonesa real.

La principal característica de los japoneses en el hogar es la amplitud del espacio, a partir de ahí todo gira en torno a él.

Un detalle muy típico, es que en la entrada de la casa, en el recibidor, todo aquel que llega, coloca sus zapatos en la entrada para andar descalzo por el resto del recinto, esta costumbre es originaria de cuando los hogares japoneses estaban recubiertos totalmente de tatami, pero hoy en día, algunos hogares ya no lo tienen y se sigue haciendo para separar la vida exterior con la vida del hogar.

Las salas de estar japonesas son multi funcionales, pero no de la misma forma que las nuestras. Una sala de estar puede funcionar de dormitorio o esconder una cama detrás de cualquier mueble.

En los baños, las tazas del wáter  están separadas del lavabo y la ducha en dos habitaciones distintas, además al entrar a esta parte de la casa se calzan zapatillas.

Los colores reyes de esta decoración son los colores neutros y el negro que se utiliza para resaltar a estos.

Cuando entramos en una casa japonesa, parece existir cierto desorden, pero no es así, ellos buscan la armonía, el equilibrio en el espacio. Los muebles están ordenados para que todo aquel que llega, tenga un buen recibimiento y una buena circulación en el espacio. En el centro suele haber un detalle importante (un mini jardín) y toda la organización gira en torno a él.

También te puede interesar:  Habitación Zen, ideas prácticas

Fuente: decora hoy