La escayola pintada por ti decorará tu casa.

0
40

esc.jpgAdemás de ser divertida y creativa, la técnica de la que os hablaré es muy sencilla. Hay distintas formas de decorar la escayola, la que explico es la más sencilla. Se trata de un hooby genial si tienes pequeños en casa ya que podréis hacer manualidades juntos.

Los materiales son los siguientes:

  • La figura de escayola que nos guste
  • Pinceles de distintos tamaños
  • Papel de lija fino
  • Tapa poros
  • Pinturas acrílicas o al agua, de los colores que elijamos.
  • Barniz, brillante o no.

En las tiendas de manualidades encontrareis todo y además asesoramiento y consejos sobre el material a utilizar con la figura que hayáis elegido.

Procedimiento:

  1. Primero pasamos el papel de lija por toda la figurilla con el fin de que la superficie quede regular: eliminamos pequeños defectos de fábrica, como pueden ser agujeros, picos… Para las ranuras podemos valernos de un punzón o bien intentarlo con el borde del mismo papel de lija.
  2. Con un paño seco limpiamos el objeto.
  3. A continuación aplicamos el tapa poros con un pincel mediano o grande, según el tamaño de la figura. Se seca rápidamente.
  4. Y ya es el momento de usar los colores con los diferentes pinceles, ya que lógicamente para superficies grandes se emplearán pinceles medianos y para pequeñas o muy pequeñas, pinceles finos. Suele suceder, sobretodo al principio, que nos pasemos de un lugar a otro con la pintura; pero podemos corregirlo pintando encima con el color adecuado.
  5. Una vez seca, se aplica, ayudados por otro pincel, el barniz.
  6. Cuando el barniz se haya secado, tendremos nuestro adorno listo para colocarlo.

Limpieza de los materiales:

  1. Pincel del tapa poros: se deja un rato en un recipiente con alcohol de quemar.
  2. Pincel de las pinturas: se limpia con agua. Por eso, mientras trabajamos, es práctico tener un recipiente lleno de agua para lavar el pincel, que –después de secarlo con un paño seco- podremos utilizar para aplicar otro color.
  3. Pincel del barniz: se deja un tiempo sumergido en aguarrás.

Podemos disfrutar mezclando diferentes colores y así conseguir pinturas distintas sin necesidad de comprar más.

Dejar respuesta