La habitación de los colores

0
16

Cuando en una habitación infantil se arriesgan a combinar todos los colores que le gustan a los niños, puede quedar algo muy alegre y divertido, o un completo caos. Pero en esta habitación han coordinado los colores de los objetos con un color principal en el resto del mobiliario.


Con un blanco que va desde el techo al suelo, deja la habitación despejada para poder llenarla de juguetes y complementos. Es en ellos en los que recae la importancia del color.

Con un mobiliario de madera en tonos claros, empezamos a encontrar colores vivos en la silla de su escritorio y en los cajones hecho con bandejas de plástico. El suelo esta lleno de juguetes de gran tamaño como trenes o coches, pero quizás el más curioso de todos es una mesa de mecánico con todas sus herramientas en piezas de madera.


En la habitación del otro niño de la casa, los detalles son más delicados. Con una lámpara de estilo victoriano llena de pequeñas lágrimas de cristal, pero en un tamaño pequeño para no acomplejar la habitación.

La alfombra amarilla aísla el frío del suelo a una mecedora con forma de oveja pequeña. Dulce y entrañable, la mecedora vigila la cuna blanca y sencilla en la que duerme la pequeña.

Los cuadros de la habitación tienen la particularidad de no estar en las paredes, sino que se encuentran apoyados frente a la ventana, en una pequeña repisa.

Utilizar un color único como unificador de todo el conjunto, es la mejor opción para poder combinar muchos tonos distintos.

 

Dejar respuesta