Una de las formas más bellas de iluminar el comedor consiste en valernos de una lámpara colgante de estilo clásico, aunque con acentos actuales expresados en el color, el material o el diseño.

979959

Sin embargo, antes de emplazar definitivamente nuestro sistema lumínico debemos recordar las reglas básicas que nos harán disfrutar de esta habitación, así como a nuestros comensales:

1. La altura correcta en relación con el tablero de la mesa está entre los 80 y 100 centímetros, aproximadamente a 1,80 cm sobre el suelo. Es muy importante que la franja de luz emitida pegue sobre la mesa, no sobre los rostros de los convidados.

2. Ni demasiado débil, ni demasiado intensa debe ser la calidad de la luz. Apostemos por la iluminación suave, difuminada y bien repartida a lo largo de la superficie de la mesa, por lo que deberemos considerar la forma de ésta y el ángulo del haz proyectado por la lámpara: no es lo mismo iluminar una mesa redonda que las esquinas de una tabla alargada y rectangular.

3. En caso de dudar, con sólo una gran lámpara de techo colgante y al centro tendremos la iluminación ideal la mayoría de las veces, sobre todo si se trata de mesas redondas o cuadradas y compactas.

 Si su diseño es peculiar, servirá también como punto focal de la decoración de la estancia, con la que puede hacer un contraste agradable e inesperado. Como ésta de arriba, de intrincados patrones orgánicos de hojas de otoño en bronce, y que puede conseguirse en Habitat por 22,00 € .

Fuente | Habitat

También te puede interesar:  Minipisos