color1

Los colores juegan un papel muy importante a la hora de decorar espacios pequeños, ya que pueden aportan una sensación de calidez y armonía o, por el contrario, romper con cualquier regla estética y aportar una sensación de agobio y poco natural.  Los colores, además, nos ayudan a dar una sensación de mayor amplitud en los espacios pequeños, siempre que sepamos utilizarlos y combinarlos de la forma más adecuada.

El color elegido ha de ser de nuestro gusto

La primera regla que debemos tener en cuenta,  por muy obvia que parezca, es que nos guste el color que elijamos.  Los colores tienen una influencia muy importante sobre nuestra percepción y sobre nuestro estado de ánimo, y el color elegido ha de ser completamente de nuestro gusto personal.

También debemos tener en cuenta que los contrastes de colores en espacios y paredes pequeñas no son nada aconsejables, debiendo utilizar preferiblemente colores de la misma gama que doten a la estancia de una necesaria uniformidad.  Uno de los trucos más utilizados consiste en utilizar contrastes de texturas dentro de la misma gama.

Es importante, también, no utilizar colores muy fuertes.  Si nos gustan este tipo de colores podremos incorporarlos más tarde a través de los muebles o de otros elementos de decoración.

Colores más adecuados para los espacios pequeños

color2

El color más adecuado para los espacios pequeños es el blanco, o aquellos colores que contengan un alto porcentaje de blanco en su composición.  Tonos claros que gracias a su capacidad de reflejar la luz producen un efecto que amplía visulamente el espacio.

Siempre en estos tonos, también podemos utilizar rayas horizontales, las cuales aportan también una mayor sensación de amplitud, ayudando a ensanchar el espacio.  Las rayas verticales quedan totalmente descartadas para los espacios pequeños ya que estas empequeñecen el espacio, haciéndolo más alto pero más estrecho.

También te puede interesar:  Pretty in pink: las paredes rosas y su encanto personal