Una de las películas con más estilo de la última década ha sido la producción norteamericana ‘El diablo viste de Prada’ con la multi oscarizada Meryl Streep y la joven prometedora Anne Hathaway. Uno de los elementos más importantes de la peli es el diseño de la decoración de interiores. Especialmente la oficina donde trabajan los personajes principales. Hoy os mostramos alguna foto de dicha oficina para ver si nos surge alguna idea, pero más que nada, para soñar un poco.

La historia de esta peli nace con la llegada de la protagonista a la redacción de una célebre revista de moda cuya directora es Meryl Streep, una sofisticada, elegante y altiva mujer de negocios con un gran conocimiento del mundo de la moda. Hathaway es su polo opuesto, una chica con cierta humildad y sin demasiado ‘rollo chic’. Ahí nace el meollo del film.

Pero lo que nos interesa a nosotros es el gran despacho en el que trabaja la directora. Una de esas oficinas neoyorquinas con preciosas vistas a la Gran Manzana. Para dejar claro el nivel de la directora, los responsables de la película diseñaron un estiloso despacho donde todo debía estar en su lugar, y con los detalles decorativos extremadamente cuidados.

Llama la atención la luminosidad del espacio, que proviene tanto de la parte trasera como de la lateral. Un espacio diáfano al que contribuye el tono beige con el que se decoran las paredes principales. A juego con este tono dominante, flores de tonalidad clara que refuerzan la elegancia del espacio. El negro de las sillas y la butaca de Streep ponen el contrapunto adecuado desde el punto de vista tonal.

También te puede interesar:  El (otro) apartamento de ‘Abajo el amor’

Llama la atención también la proliferación de cuadros y fotos, puede que excesiva, incluso. No obstante todo está cuidado para dar esa impresión de elegancia y estilo que debía tener la directora de la revista. Incluso tiene botellitas de agua por si se le seca la garganta. Con gas, of course.