Las puertas son una de las partes de la casa a las que no solemos prestar la atención que se merece. La verdad es que son muchas las alternativas que existen para darles un cierto protagonismo a las puertas de las habitaciones, puesto que hay una gran cantidad de posibilidades que pueden funcionar muy bien y que tienen un toque muy original y diferente dentro de la decoración de cualquier estancia.

Por ejemplo, una idea que funciona muy bien es utilizar el papel pintado para forrar la parte interior de las puertas, eligiendo un papel en un estampado que encaje con la decoración de la habitación. Sin embargo, son muchas las personas a las que no les gusta el papel pintado, por lo que se puede optar por otras ideas estupendas, como la que puedes ver en la imagen.

Se trata de pintar la puerta con colores de la gama de las paredes de la habitación. No hay duda de que es una idea fantástica y que puede quedar genial, pero lo mejor de todo es que no es demasiado cara y que además, no se trata de una idea muy complicada, así que cualquiera puede ponerla en marcha.

En este caso, se ha combinado el tono salmón con el rosa y con el blanco del fondo de la puerta. Para que quede lo mejor posible, lo mejor es que sea una puerta en color blanco, ya que así destacan más los tonos de la pintura. Además, si la puerta tiene dibujos y guirnaldas, el resultado es mucho más original y queda mejor.

También te puede interesar:  Puertas: decorando con colores

¿Tienes puertas en casa de las que ya te has cansado o que están muy viejas, pero no te llega el presupuesto para cambiarlas? Quizá esta idea puede ser una buena solución para ti…

Foto de Casa Sugar