Triple rueda de colores

La rueda de los colores, es uno de los conocimientos básicos para realizar una decoración armoniosa.

Podemos caer en el error de pensar que el color de las paredes no tiene porque influir con los muebles o cortinas. O simplemente pintar de blanco para no equivocarnos.

Por eso es importante conocer la rueda de los colores y las posibles combinaciones, claro está dentro de nuestros gustos.

Existen unos colores básicos,  el azul, el rojo y el amarillo. El resto, es una combinación de estos llamados secundarios y terciarios.

El color blanco aparece cuando damos la mayor claridad a cualquier color, el negro aparece al contrario con  la mayor oscuridad.

Asi se va formando una rueda de colores, como las que veis arriba, donde aparecen los básicos,  los secundarios y los terciários.

Al aplicarles mayor o menos luz obtenemos los colores más claros, llamados matices y  quitando luz los más oscuros, llamados sombras.

La rueda se divide en dos, quedando a un lado los colores llamados cálidos y enfrentados los colores frios.

Colores cálidos, tienen el efecto de acercar los espacios dando la apariencia de reducirse el tamaño.

Colores frios, dan la apariencia contraria de los cálidos.

Colores neutros, son el blanco, el negro, el gris y el beige. Como su nombre indica no son ni frios ni cálidos. Sí podemos decir que el negro es el color frío neutro mientras que  el blanco es el cálido .

Colores complementarios, son los que se encuentran enfrentados en la rueda cromática.

Si pintáramos todos los elementos de un espacio con colores cálidos nos daría la sensación de agobio y claustrofobia.

También te puede interesar:  Truco para decorar paredes con lunares

Por el contrario si los colores elegidos fueras fríos tendríamos un ambiente insulso y abúlico.

Los colores neutros mezclados con los anteriores romperían el efecto aportando equilibrio y armonía.