Muchas veces nos complicamos buscando diseños originales, llamativos y diferentes, y buscamos cosas recargadas, con detalles por todas partes que al final, acaba siendo un poco excesivas. Siempre se ha dicho eso de que “menos es más”, y en el mundo de la decoración y el diseño, es una máxima que se cumple con frecuencia.

De hecho, hay detalles muy sencillos que consiguen un efecto de lo más espectacular. Un ejemplo de ello son las casas en las que la decoración es minimalista y en las que no hay nada superfluo: líneas rectas y sencillas, y pocas cosas en el medio definen este estilo en el que se cumple a la perfección la máxima que comentábamos anteriormente.

Y precisamente en esta misma línea va esta lámpara, que destaca por la sencillez de su diseño, por lo limpia que es en sus líneas, algo que no hace que sea “sosa”, ni mucho menos, sino que queda muy elegante.

Se trata de la lámpara Anisha, de la firma italiana Foscarini, que destaca por tener en su catálogo unos diseños realmente elegantes y con mucho estilo. Las lámparas de Foscarini son casi casi esculturas, y es que su diseño las convierten en mucho más que una simple lámpara de mesa.

Este modelo enconcreto ha sido diseñado por el Studio Lievore de Barcelona. Su forma, de elipse irregular, crea un espacio vacío que se ilumina al encender la lámpara, creando un efecto precioso. Eso sí, apagada, también queda de maravilla la pongas donde la pongas.

También te puede interesar:  Imágenes que inspiran: minimalismo dentro y fuera de nuestro hogar

Está disponible en dos colores, rojo y blanco, y en dos tamaños. El precio de la más grande es de 400 euros, y la más pequeña cuesta 290 euros.

Desde luego, no se puede negar que se trata de uno de esos detalles de la casa que se convierten en protagonistas por sí mismos.

Vía| Foscarini