La tina es ese elemento tan importante dentro de un baño que sirve para refrescarnos y relajarnos en nuestros ratos de aseo y descanso. Es un lugar donde reponer las energías y regalar un ratito a nosotros mismos, sin embargo, esta también tiene que formar parte de la decoración y cuidado de este lugar de la casa.

Hay modelos de tinas como las que se dividen en dos partes. Nos preguntaremos ¿por qué?, pues  el motivo es muy fácil: para facilitar su transporte a cualquier otro lugar de la casa, por ejemplo, la terraza o el jardín. Estas tinas tienen acabados muy espectaculares, uno de ellos: el hormigón.

Las tinas con curvas se adaptan mucho mejor a nuestro cuerpo, algo que dan una auténtica comodidad a la hora del baño. Su estilo, da la ventaja de acomodarse a cualquier decoración, tanto moderna, futurista e incluso clásica.

Hay quien las prefiere espaciosa, no tanto como para nadar en ella, pero sí para moverse con soltura y amplitud e incluso para compartirla. Este modelo de tinas, también es movible por su característica de estar partida en dos, por ello, la situación de la grifería se puede elegir, en cualquier lugar podemos adaptar la caída del agua para llenarla. Su amplitud, nos permite llenarla de flores en sesiones termales y relajantes.

Las tinas no tienen por qué ser siempre redondas, las cuadradas tienen su gran utilidad, pues pueden acoplarse a cualquier rincón, ganando así espacio en cualquier lugar en donde deseemos colocarla, tal vez, en medio del baño.

Fuente: decora ilumina

También te puede interesar:  Acabados originales en lacado colorista para maderas