El otoño ya está aquí, y la bajada de temperaturas que se ha registrado últimamente por todas partes deja claro que se acabó el buen tiempo, y que llegan los días de café y manta, con una película. Y si eres de los afortunados, al calor de la chimenea.

Precisamente si tienes chimenea, tendrás que empezar a pensar en la leña, y sobre todo, en dónde colocarla. Posiblemente ya tendrás alguna idea de otros años, pero ¿por qué no te animas con una idea diferente y muy original que puede quedar muy bien en tu salón o en cualquiera de las partes de la casa en la que quieras colocarla?

Se trata de cambiar los típicos cestos de leña por ideas mucho más trendy, algunas de ellas, con un cierto toque minimalista.

¿Qué me dices de esta idea? Puede quedar muy bien en cualquier zona de la casa, porque se trata de un detalle muy original con personalidad y, sobre todo, con mucho estilo.

La ventaja es que con este tipo de detalles cumples dos funciones a la vez. Por un lado, son prácticas y funcionales, para guardar la leña y, por otro, son detalles con estilo, que tienen también una importante función decorativa. Una muestra más de que la estética y lo práctico pueden ir de la mano en muchas más ocasiones de las que pensamos.

¿No te parece una buena solución para guardar la leña de la chimenea? Incluso si tienes una chimenea pero no la utilizas nunca, una idea como esta puede ser perfecta para ponerle un toque original al salón o la habitación en la que esté.

También te puede interesar:  Colección 2011 de Zara Home para el salón

Fotos de Casa Sugar