Si tienes tanto libros que ya no sabes dónde ponerlos, hoy te traemos una idea que sorprenderá a todas tus visitas: estantes de libros flotantes. ¡Pensarán que es cosa de magia! Lo único que tienes que hacer para ello es escoger algunos libros grandes para usarlos como base.

Una vez que hayas elegido los libros, tendrás que comprar, en una tienda de bricolaje, algunos soportes para fijarlo en la pared. Son estas escuadras en forma de L que tradicionalmente se han utilizado para fijar baldas de estantes en la pared. Lo que haremos será camuflarlo dentro del libro. En este vídeo podrás ver los pasos completos y las herramientas necesarias. Aunque está en inglés, con las imágenes puedes seguir claramente todas las instrucciones.

Una vez que lo hayas instalado, podrás poner sobre él los libros. Si instalas varias en la habitación dará la sensación de que tus libros flotan por la pared. ¿No te parece ingenioso? Además, podrás poner todos los que quieras, y volver a consultarlos cada vez que lo necesites. Puedes ver otra forma de construirlo, pero tendrás que sacrificar algunos libros viejos, ya que hay que taladrarlos y cortar parte de las hojas.

Lo mejor de esta opción para las estanterías, además de la creatividad y la originalidad que da a tu casa es que es muy barato y respetuoso con la naturaleza. Como has visto son materiales que puedes encontrar fácilmente y no cuesta nada de trabajo su montaje. ¿Nos enseñas más trucos de este estilo? ¡Esperamos tus consejos!

También te puede interesar:  ¿Cansado de tus macetas? Decoupage en tiestos