Uno de los mis cuentos preferidos desde que era pequeña es El Principito. Lo empezamos a leer en el colegio por recomendación de una profesora y desde entonces siempre me ha acompañado a todas partes un ejemplar del cuento.

Mi parte favorita a sido siempre en la que el niño les pregunta a los adultos que ven ese dibujo y ninguno de ellos acierta a ver el elefante en el estómago de la serpiente. Os cuento todo esto, porque es en lo primero que pensé cuando conocí las lámparas con formas de animales de Anim.

No representan la forma de un animal en concreto, sino que adoptan posiciones comunes dentro del reino animal, para que sean los niños los que decidan que animal es. Tampoco hace falta que sea un animal real, se puede tratar tranquilamente de uno fruto de su imaginación, al que puede ponerle el nombre que quiera. Un ejemplar único como cada niño.

Están hechos de metacrilato para emitir una luz suave y, pueden quedarse apoyados en el suelo, aunque hay un modelo que también se puede colgar. Su material no es inflamable y regula el calor sobre su superficie, así que aunque este al alcance de los niños, estos están seguros.


Aunque su diseño es abstracto, encajaría en cualquier habitación infantil, desde retro a moderna, pasando por clásica, esta lámpara se adapta a cualquier estilo. Aunque se haya hecho pensando en los más pequeños, Anim se puede trasladar a cualquier otro espacio, ya sea su cuarto de juegos, el despacho de la casa o el salón, siempre que el estilo de estas se adapte a una lámpara así.

También te puede interesar:  Ideas para decorar dormitorios infantiles

Para más información consulta la web de Anim.

Apostar por objetos que despierten la imaginación de los niños y activen sus ganas de explorar otras formas y colores, siempre deberían estar presentes.