Aquí tenemos una manualidad realmente muy divertida y sencilla.

Se aplica en las escuelas, aunque en casa también podrás hacerlo con los miembros de tu familia o amigos.

Para comenzar, tienes que envolver una pequeña botella de plástico con papel de periódico, e ir empapelándola junto con cola.

En la parte de arriba, debe alargarse y acabar en punta, como el gorro de un gnomo.

Dejar secar.

Una vez seco, daremos paso a la pintura. Esto es de libre elección. Normalmente el gorro será de color rojo, pero si el niño desea otro color, claro que lo puede hacer.

Se puede pintar a rayas, o hacerle la marca con un rotulador de los brazos y las piernas, pintarles cinturones o tirantes, etc. Solo que la cara no se debe pintar ni dibujar.

Una vez pintado como el niño ha querido, y seca la pintura, queda la parte final.

Se cogerá una foto del niño o persona que quieras poner, y fotocopias esta foto. Procura que sea un tamaño grande, tamaño carnet, ya que solo necesitamos el rostro.

Recortar la cara fotocopiada, y pegarla en el gnomo.

Mira los resultados, ¡que divertido!, ¿verdad?

Fuente: manualscanigo.blogspot.com.es

También te puede interesar:  Camas multifunción para los pequeños de la casa