ladrillo-de-vidrio

Los ladrillos de vidrio son una buena solución para ganar luminosidad en nuestros ambientes. Se trata de un bloque de cristal muy resistente, en su interior posee una cámara de aire que lo convierte en un aislante térmico y acústico.

Tienen un amplio catálogo de modelos, diseños y colores. Los hay más claros y transparentes o más obscuros y opacos, podemos encontrarlos de distintas texturas, tamaños y colores, lo que nos permite combinarlos de distintas maneras, logrando un acabado personal.

Pueden aplicarse en distintos puntos del hogar: como muros divisores de ambientes, como tejas de vidrio, o hasta como baldosas, ya que preservan la intimidad de su hogar porque, si bien son de un cristal traslúcido, son muy gruesos, lo que impide ver correctamente a través de ellos.

Recuerda que antes de poner manos a la obra debes realizar el diseño sobre papel, para asegurarnos de que estamos eligiendo la opción apropiada.

Vía: Espacio Hogar

También te puede interesar:  Un ambiente romántico gracias a Stardust