Si tu bebé está en camino es muy probable que estés pensando en la decoración de su habitación para que cuando esté entre tus brazos tenga un dormitorio estupendo y lleno de vida que le ayude a conciliar el sueño, a estar tranquilo y a que se sienta protegido. ¡Todo un reto en la decoración! Pero en esto lo que realmente tiene mayor importancia sin duda son los colores que escojas.

La decisión de elegir el color es realmente importante y por este motivo tendrás que pensarlo bien con tu pareja y escoger aquellos que le aporten mayor bienestar a vuestro futuro bebé. Los colores tienen el poder de influir directamente en las personas de cualquier edad y sobre todo en el estado de ánimo y con los bebés pasa igual.

Sin duda los colores que mejor van son aquellos colores que aportan claridad y amplitud a la estancia pero que al mismo tiempo les aporte equilibrio y armonía. Pero aunque los colores claros son adecuados es mejor poder contrastar estos colores con otros más llamativos y llenos de vida, por ejemplo un blanco con un azul marino. También pueden existir los contrastes gracias a los detalles y accesorios característicos en las habitaciones infantiles como cuadros o vinilos vistosos.

habitacion bebe

Pero los colores también pueden ir acordes a la personalidad del bebé y esto te lo cuento como experiencia propia. A los bebés más tranquilos les irán muy bien los colores pastel, pero si tu bebé es más inquieto necesitará colores como por ejemplo el azul o el amarillo porque siempre combinados y contrastados son colores que reducen el nerviosismo.

La paleta de colores es muy amplia y tienes muchos colores que también pueden ir estupendamente en combinación con el blanco como por ejemplo el rojo o el verde que ambos ayudan a la relajación.

También te puede interesar:  Decoración infantil en Blaubloom.com

No puedo acabar el artículo sin decirte que desaconsejo totalmente el uso del color gris o del color negro porque son tristes y demasiado apagados. Si quieres utilizarlos para algún complemento o detalle puntual está bien pero nunca como base para la decoración de la habitación del bebé.

Fotografía: mamatrillizos.com