Ikea es una de las tiendas en las que más me gusta perderme. Y es que tiene muchas cosas muy originales, pero lo mejor de todo es que todos los productos de Ikea más básicos tienen una peculiaridad que los convierte en muebles potencialmente diferentes, y es que se pueden personalizar y customizar al gusto de cada uno.

Lo mejor de todo es que tienen precios asequibles, y las transformaciones que se pueden hacer en estos muebles no resultan nada caras. Y tampoco muy complicadas.

Es el caso, por ejemplo, de la mesa LACK. Se trata de un diseño sencillo, bastante económico, con un precio asequible. A simple vista, puede parecer una mesa un poco sosa, a la que le faltan detalles para convertirla en algo más personal. La verdad es que en este caso, la tarea no es nada complicada. Lo único que necesitas, es encontrar un buen papel de pared, que te guste.

Seguro que puedes encontrar algunos a muy buen precio en tiendas de pintura o en algunas de decoración. Cuando hayas dado con uno que te guste, ya puedes empezar con la customización de tu mesa.

Solo tienes que pegarlo en la parte superior, como si estuvieras empapelando la pared. Eso sí, hay que tener cuidado, dependiendo de para qué vayas a utilizar la mesa, es mucho más conveniente utilizar un papel más fuerte, uno que esté impermeabilizado…

Después, puedes darle el toque final con estilo. Por ejemplo, en esta mesa se han colocado una especie de tachuelas alrededor, pero puedes hacer lo que quieras, poner piedrecitas que brillen, colocar detalles en otro color…

También te puede interesar:  Decoración de un dormitorio romántico en blanco

La verdad es que me gusta mucho la idea y además, lo único que necesitas es un poco de imaginación y poner en marcha tu creatividad. Yo creo que me voy a animar, ¡me ha encantado la idea!

Vía| Apartment Therapy