Si quieres hacer más divertida la hora de comer y que tus niños se sienten a la mesa raudos y veloces, ¿por qué no utilizas uno de estos manteles en los que puedes pintar todos los dibujos que se te ocurran? Cada día puedes dibujarles una historia y ayudarte con los dibujos a que coman todo tipo de alimentos (puedes contarles el cuento del príncipe que salvó a su reino porque era muy fuerte por comer espinacas) o simplemente, para dar un toque de colorido en el hogar.

Y es que en esto de la decoración de interiores, la imaginación es lo más importante. Y si tus hijos se involucran en el adorno del hogar, siempre estarán dispuestos a echar una mano en las tareas de la casa.

Este mantel está hecho con un material muy parecido al hule, sobre el que se puede escribir y pintar con unos rotuladores especiales que se borran con el agua. Así, cuando acabes de comer puedes borrar esas pequeñas obras de arte de tus niños y guardarlo hasta el próximo uso.

Este mantel, cuyo nombre es Doodle, está diseñado por la firma Stich Desingworks, y puedes comprarlo a través de la página web. Se vende con un set de ocho rotuladores de colores para que saques toda la creatividad que llevas dentro. Dura mucho tiempo, porque se puede lavar en lavadora y dejarlo listo para el próximo uso. Eso sí, es un poco caro: vale entre 43 y 49 euros según el tamaño que escojas, aunque seguro que lo rentabilizas pronto.

¿Listo para dejar salir al Picasso que llevas dentro?

También te puede interesar:  ¿Poco espacio en el cuarto de baño?