Manteles para mesa: agrégale vida y color al hogar

Una parte importante de la imagen de cualquier hogar se apoya en los manteles para mesa, que enmarcan desde los espacios en los cuales la familia se reúne para compartir los alimentos, hasta para darle color y vida a otros sitios en los que se colocan efectos personales, como fotografías o recuerdos de viaje.

Además de su función decorativa, los manteles para mesa tienen una importante misión que cumplir: proteger de rayones y golpes a los muebles que integran el patrimonio de la familia, agregándoles un toque de estilo e incluso de glamour, ya sea que tengan diseños sobrios y elegantes, que le aporten al espacio personal un colorido chispeante o bien nos remitan a esas tradiciones que tanto nos importan.

Hay manteles para mesa de toda clase de gustos, necesidades y costos; los hay redondos, rectangulares o cuadrados; para recibir a grupos numerosos de personas o para colocarse en el espacio unipersonal. Tejidos o impermeables, lisos o con hermosos bordados

Son en definitiva, como un hermoso vestido con el que nos reciben cuando volvemos a casa después de un largo día de trabajo y queremos que nos arropen con lo más importante de la vida: el calor de hogar.

Para la casa, el negocio o la fiesta

Aunque es común que pasen desapercibidos a primera vista, los manteles están presentes en gran cantidad de las actividades que desarrollamos en nuestra vida cotidiana.

Por ejemplo, si vamos a comer a un restaurante, será indispensable que el mantel de nuestra mesa se encuentre impecablemente limpio, pues de lo contrario saldremos disparados de un lugar que no nos da confianza en cuanto al cuidado en su higiene.

Lo mismo cuando acudimos a una fiesta en un salón. En la mesa que nos sentemos siempre habrá un mantel que le dé color a la celebración de ese momento tan importante al que nos invitaron para compartir la alegría.

Y por supuesto, nuestros espacios en casa suelen estar adornados con esos manteles que nos regaló la abuela, el que la pareja de recién casados compró para su primera cena juntos y el que engalana esas reuniones con los amigos de toda la vida que llegan a celebrar con nosotros.

Manteles para mesa: agrégale vida y color al hogar 3

Manteles para cada ocasión

Por sus acabados y tejidos, hay manteles muy bonitos y elegantes con los cuales darle un toque de distinción al comedor en ocasiones muy especiales; por ejemplo, cuando se invita a cenar al jefe y el objetivo es causar una extraordinaria impresión.

Si nos gusta que el colorido sea lo que hable de ese toque personal para el hogar, qué tal esos manteles en dorado o en verde pastel que, además, serán perfectos acompañantes para abrir el apetito y disfrutar de un buen desayuno.

O cuando los compañeros de escuela van a hacer un trabajo en equipo y lo más seguro es que se queden a comer, nada mejor que esos tapetes individuales cuyos colores hagan juego con la vajilla.

Y si lo que estamos buscando es colocar en medio de la sala esa figura de porcelana que lleva tiempo guardada en el armario y que tanto nos gusta por tan buenos recuerdos que nos trae, pero sin dañar la madera de los muebles, un mantel tejido puede ser la mejor opción que encontremos.

Manteles para mesa: agrégale vida y color al hogar 4

Texturas y materiales

Elegir el mantel perfecto implica también escoger aquel cuya textura nos haga sentir a gusto, que nos seduzca al tacto y a la primera mirada y que sepamos que va perfecto con nosotros y con lo que queremos transmitir desde nuestro entorno más personal, de tal suerte que verdaderamente se conviertan en una expresión de quienes somos.

De tela o de hule; bordado o tejido a ganchillo; con dibujos e ilustraciones o simplemente sobrio, el mantel que colocamos en nuestra mesa es un acompañante infaltable en cualquier hogar.

La elección de un buen mantel para mesa, dice mucho de tu personalidad, ya que se vuelve un elemento integral del entorno íntimo. ¡Anímate a explorar las distintas alternativas!

Fotos: Unsplash

Ir arriba