Te daremos algunas pautas relacionadas al mantenimiento del colchón, puntualmente a la manera en que evitaremos que se hunda. Dormir bien es muy importante para sentirnos en óptimas condiciones y encarar el nuevo día con muchas energías.

Si bien es algo que parece fácil de conseguir deberemos tener en cuenta algunos parámetros para asegurar el mejor descanso. Es necesario tener una buena almohada y usarla correctamente o tener un colchón que nos garantice un correcto sueño. Hoy te daremos algunas ideas para evitar que se hunda y estropee el colchón.

Mantenimiento del colchón
Fuente: Jose Wolf

Mediante unos consejos simples el colchón se mantendrá perfecto y firme para así poder descansar mejor y evitar problemas musculares durante el sueño.

Normalmente los colchones, con el paso del tiempo y su uso, tienden a hundirse o deformarse. Esto suele ser consecuencia del propio peso, con esto no te queremos decir que es un tema de sobrepeso sino de la propia presión que nuestro cuerpo realiza en las horas de reposo sobre el colchón. Con el paso del tiempo la superficie termina cediendo.

Deberás asegurarte que el colchón este correctamente apoyado sobre el somier y el marco de la cama. Si bien puede parece algo obvio en ocasiones aparecen los problemas porque se ha movido. Lo ideal es comprar el colchón y el somier al mismo tiempo, así te asegurarás que se ajustan perfectamente el uno al otro.

Otra alternativa es retirar las sábanas, el edredón y todo lo que puedas tener sobre la cama y revisar el estado actual del colchón. Tendrás que asegurarte que en ambos lados del mismo se tenga la cobertura especial que viene de fábrica.

También te puede interesar:  Camas de agua: una buena opción

Periódicamente tendrás que darle vuelta al colchón, generalmente bastará hacerlo una o dos veces al año. Podrás hacerlo de dos formas, girándolo horizontalmente por sus lados cortos o girarlo de manera vertical por sus lados largos.

Para evitar que el colchón se hunda deberá ir alternando ambos maneras así podrás ir distribuyendo el peso evitando que se concentre siempre en la misma zona. Este sencillo truco permitirá que alargues la vida de tu colchón reduciendo notablemente los dolores de espalda y cervicales.