En este artículo seguiremos hablando de los diferentes tipos de colchones que encontrarás en el mercado, pensando que existen muchas posibilidades, alguna de ellas se adaptará a tus necesidades. Para conocer más acerca de las características de los colchones te invitamos a leer el artículo publicado el día de ayer.

Diferentes tipos de colchones

Los colchones de látex ya no se venden tanto en la actualidad, esto sucede por la aparición de los sistemas sintéticos, pero hace algunos años estuvieron muy de moda. Estos colchones cuentan con un núcleo formado por un centro de látex recubierto por una funda acolchada. Existen dos tipos de colchones de látex, uno de látex natural (que se extrae del árbol de caucho) y otro de látex sintético (que es derivado del petróleo).

Diferentes tipos de colchones
Fuente: Marlo

En algunos casos se pueden encontrar colchones con una mezcla entre ambos elementos, aunque la mayoría de los que se venden son 100 por ciento de látex natural.

Este tipo de colchón es bastante flexible, ideales para usarse en las camas articuladas, pero tienen la desventaja de no ser demasiado transpirables. Eso genera que deberán ser aireados frecuentemente para que no se deteriore con facilidad. Otra ventaja de los colchones es que se adapta con mucha facilidad al cuerpo gracias a su elasticidad.

Los colchones viscoelásticos están formados por dos o más capas, una inferior y una más grande que suele ser de espuma y otra capa que es más estrecha en su parte superior. El precio puede variar en base a la calidad de la pastilla viscolástica.

También te puede interesar:  Innovadoras escaleras de caracol

En el mercado encontrarás colchones con un núcleo de espuma son comercializados bajo la denominación de viscolástico. Los expertos en la materia señalan que cuando el material es de calidad ‘tiene memoria’, o sea, se adapta al contorno del cuerpo a la perfección sin generar puntos de presión recuperando su forma natural después de su uso.

Cabe destacar que para muchas personas este tipo de colchón puede ser algo incómodo, ya que se tendrá la sensación de estar hundido continuamente por la adaptabilidad que tiene. No requiere de mucho mantenimiento y se puede trabajar por una única cara. Si lo queremos girar se estará durmiendo sobre la espuma.