Una mesa con una maleta

Las maletas no solo sirven para viajar. Y es que aunque nos parezca que no, pueden ser un elemento muy interesante para decorar en casa. A mí personalmente me gustan mucho las maletas antiguas, y tienen un montón de posibilidades a la hora de decorar. Por ejemplo, varias maletas apiladas pueden servir para decorar un espacio en algún descansillo, por ejemplo.

Precisamente he encontrado una idea muy interesante, que puede quedar realmente bien en cualquier habitación. Se trata de convertir una maleta en una mesita de noche, de una manera muy sencilla. Lo único que hay que hacer es conseguir una base para apoyar la maleta, que se puede obtener de unas patas de una mesa vieja, por ejemplo. ¿No te parece una idea muy original?

Después, solo tienes que colocar encima la maleta, ¡y listo! A la hora de elegir la maleta que quieres utilizar, hay varias cosas a tener en cuenta. Por un lado, el tamaño. Es importante tener en cuenta el espacio del que dispones para colocar la maleta, algo muy importante para que luego no te encuentres con que no te cabe en la habitación.

Por otro lado, merece la pena perder un poco de tiempo a la hora de elegir la maleta, puesto que cuanto más original sea, mejor quedará. Si tienes alguna maleta con detalles originales, con algún color que resulte llamativo, con un diseño diferente… Esa es sin duda la mejor opción para utilizar en la mesa.

¿A que es realmente original y diferente? Además, una de las ventajas de utilizar una maleta como esta de mesita de noche es que se puede abrir, y puedes guardar en el interior de la maleta las cosas que no quieres que estén a la vista, para tenerlo todo mucho más ordenado.

También te puede interesar:  Un toque original: degradado en una silla

¿Te animas a hacer tu mesilla?

Foto de Design Sponge