Hacer de un tambor o una vieja batería (sin uso) una mesa de café, es una idea bastante curiosa. Aunque la fotografía que te dejo,  no capta del todo la esencia (ya que pueden quedar mucho más bonitas en un contexto) te servirá como idea de como podría quedar ¿Qué te parece?

Pienso que hacer una mesa de café, utilizando un tambor de batería, es una solución genial para dar salida a un estupendo instrumento musical que tenemos roto o en desuso. Como puedes imaginar, la mesa de café, la puedes crear en varias medidas. También puedes convertir el tambor en una mesa auxiliar, si es más pequeño.

mesa de cafe
Fuente: Maegan Tintari

La zona exterior del instrumento puedes dejarla tal cual está, ya que suelen ser preciosos. Pero si está muy deteriorada, puedes pintarla. Procura escoger una pintura adecuada para el material, si es metal… encontrarás muchos colores para cambiar su look. En este caso vemos la zona exterior pintada de negro.

La zona superior la puedes dejar tal cual está, siempre que no esté rota. Con una buena limpieza quedará genial y como es dura, podrá aguantar una taza, varios vasos, lámparas o cualquier cosa que quieras poner en ella. Si esta zona está muy estropeada, siempre puedes tapizarla o bien cambiarla completamente añadiendo otra superficie.

Una idea es poner sobre la superficie un cristal. Este cristal deberá ser medido y cortado en forma circular. Puedes poner un cristal de igual diámetro que el tambor o bien más grande, así harás una mesa más amplia. De esta forma obtendrás una mesa aún más resistente y singular.

También te puede interesar:  Mesa camarera, un clásico que no pasa de moda

Por último añade unas patas. Incluye la longitud que creas oportuna. En muchos sitios podrás encontrar patas económicas, que podrás fijar sin problemas. Si les pones ruedas será mucho mas fácil mover la mesa para limpiar o cambiarla de lugar. Pero puedes escoger la forma que quieras, mientras aporte estabilidad a la misma. ¿Qué te parece la idea? ¿Tienes algún viejo tambor?

tambores
Fuente: Dave Kobrehel