Hoy os dejo con esta mesa hecha con tapas de cerveza o refresco. Si trabajamos con un diseño previo y un poco de ingenio, el resultado final será espectacular. Puedes utilizar tapas o chapas de diferentes cervezas, utilizando y organizando los mismos colores en la superficie a decorar. Una gran idea es jugar con distintos colores para crear hermosos diseños.

Aquí os dejo con dos ejemplos que se podemos tomar a modo de inspiración. Seguro que tienes tapas de cerveza o refresco que vayas a tirar, pues bien… ahora tienes un motivo por el que guardarlas. No hace falta aplastar las tapas, basta con aplicar un poco de silicona o pegamento específico, para adherirlas a la superficie de la mesa. Puedes decorar una mesa grande o pequeña, una mesa auxiliar u otra superficie que te guste.

Eso sí, cuando la superficie esté totalmente cubierta de tapas (de un mismo o varios colores) lo suyo es añadir un cristal para que bebidas, platos o cualquier cosa que pongamos la misma, no se caiga. Aquí os dejo un par de mesas decoradas a base de tapas de cerveza, espero que os sirva de inspiración.

chapas de cervezaSi tienes superficies que estén anticuadas y quieras cambiarles el look, esta idea puede que sea el punto que buscas. Os recuerdo que, para que las tapas estén bien fijas, es necesario limpiar muy bien las superficies de cualquier resto de suciedad o de polvo. También tenemos la opción de pintar las tapitas.

Con un spray y en una zona abierta de la casa, rocía el color que más te guste sobre todas las chapas de cerveza. Puedes aplicar tantas capas como necesiten para que estén bien cubiertas por todas las zonas. Deja que sequen y luego fíjalas a la mesa con silicona. Esta es otra idea que podemos llevar a cabo fácilmente; también se puede pintar la estructura de la mesa, así haremos un cambio completo. Perfecto para personas que hagan colección de tapas y  no sepan donde ponerlas ¿Qué os parece?

También te puede interesar:  Tenedores reciclados

chapas de cerveza

foto: athomewiththefarmerswifeimgur