Si tienes hijos pequeños, seguro que son super fans de Mickey Mouse. Porque tenemos que reconocer que es uno de los personajes más carismáticos del mundo de los dibujos animados y que, aunque pasen los años, siempre sigue ahí divirtiendo a generaciones y generaciones. Así que es un buen personaje en el que nos podemos inspirar si queremos dar un toque divertido a la habitación de los pequeños.

Podemos, simplemente, jugar con los colores de este personaje para pintar la habitación y decorar los muebles, aunque siempre teniendo en cuenta que lo mejor es virarlo hacia tonos pastel para no saturar mucho  la habitación, sobre todo con el rojo. Si te atreves con el dibujo, puedes pintar las paredes con este personaje. No es muy difícil de dibujar y hay plantillas especiales con las que puedes lograr unos acabados perfectos.

Otra idea que se me ocurre y que puede quedar muy bien, es poner el cabecero de la cama con la forma de la cabeza de Mickey. Puedes hacerlo redondo y luego añadir las orejas arriba. Es muy fácil, con un trozo de madera y espuma se puede crear la forma y después, forrarlo con una tela negra. Tus hijos estarán encantados con el resultado.

Y si no tienes tanto tiempo para manualidades, siempre puedes echar mano de elementos decorativos con Mickey como protagonista: cortinas, cojines, alfombras, estanterías… Si buscas un poco por tiendas infantiles verás como tienes un montón de cosas donde elegir. Eso sí, ten en cuenta que los textiles y peluches cogen muchos ácaros, así que tienes que limpiar muy bien en la habitación de los pequeños.

También te puede interesar:  Decorar pasillos con cuadros