Si quieres que tu baño pierda ese aire impersonal y no parezca más un baño de motel o, peor, un almacén, hay una propuesta que puede darle el brillo y la personalidad que deseas: incorporar mobiliario vintage.

Los elementos antiguos, así se trate de una sola pieza, dan a cualquier baño un aire renovado y, al mismos tiempo, elegante y suntuoso.

La reina indiscutible del mobiliario vintage es la bañera: con sus superficie nacarada, sus voluptuosas líneas. Se trata de una pieza que siempre hace de un baño algo más: un espacio de celebración personal y relajamiento.

El lavamanos de porcelana, acompañado de espejos y muebles anacrónicos, también crea espacios deliciosos, que invitan a habitarse, a ser otro espacio para disfrutar.

También, ¿y porqué no?, la inclusión de muebles ajenos al baño es una idea efectiva, como este cajonera, dan al ambiente un toque de distinción. El color encendido del mueble rompe con esa neutralidad tan habitual e inerte del baño tradicional.

Imágenes | Apartment Therapy

También te puede interesar:  Decorar con fotografías