7 motivos por las que cambiar la bañera por un plato de ducha

Hoy en día, en la mayor parte de las viviendas que se construyen nuevas, apuestan por colocar platos de duchas en los baños en vez de las clásicas bañeras. Sin embargo, esta tendencia responde a los últimos años, de modo que aún hay muchas casas que cuentan en sus baños con bañeras grandes y que a la larga son poco prácticas. Con el paso del tiempo, suele ser habitual cambiar bañera por ducha en busca de un baño más práctico.  En el caso de tengáis en mete dar ese paso de quitar la bañera para instalar un plato de ducha pero no termináis de decidiros, quizás los motivos que os dejamos a continuación os ayuden a afrontar esa reforma.

Índice del artículo

Mejorar la seguridad

Según nos vamos haciendo viejos, nuestra movilidad se ve reducida. Para muchas personas, el hecho de tener que subir la pierna para entrar en la bañera puede suponer un gran esfuerzo, y no digamos ya a aquellas personas que tienen que estar en sillas de ruedas. Por este motivo, cada vez son más las familias que deciden dar el paso para quitar la bañera y colocar un plato donde la entrada es mucho más fácil. Además, los platos actuales están fabricados de material antideslizantes para vitar accidentes.

Ahorro de agua

La situación actual no está para derrochar, y ya no solo en lo que se refiere a dinero, sino también en otras cosas como agua y electricidad. A la hora de utilizar un plato de ducha, el consumo de agua es mucho menor que si tienes que llenar una bañera con agua. Al agua, también hay que sumarle la energía necesaria para calentarla, algo que repercute negativamente en el bolsillo del consumidor.

También te puede interesar:  Decoración de un baño femenino

Ahorro de espacio

La mayoría de las bañeras suelen ocupar mucho espacio dentro del baño, un problema importante si no disponemos de mucho sitio. Sin embargo, los platos de ducha se adaptan muy bien a los espacios reducidos. Por este motivo, es muy buena idea apostar por los platos de ducha para ganar espacio en esta parte de la casa.

Mayor comodidad

La supresión de barreras arquitectónicas es una de las mayores ventajas que conseguirás al poner un plato de ducha. Con ello se facilita la autonomía personal de personas mayores y de personas con movilidad reducida ya que se consigue una mayor independencia para ellos.

Cambiar la estética del baño

En el caso de querer cambiar la estética de tu baño, apostar por un plato de ducha puede ser la mejor de las opciones. Las duchas de ahora cuentan con diseños modernos que se adaptan a cualquier decoración. Las opciones decorativas para los platos de ducha son mayores que para las bañeras.

Cuidar el medio ambiente

Vivimos en una sociedad donde cada vez las personas nos preocupamos más por el medio ambiente. Cambiar la bañera por un plato puede ayudarnos a ello. Como ya hemos comentado, las duchas gastan menos agua y menor energía que las bañeras. Sin duda, un motivo muy importante para decidir el cambio.

Mayor limpieza

A la hora de limpiar un plato de ducha, resulta más cómodo de limpiar que una bañera, gracias a que los platos suelen estar fabricados con tratamientos antibacterias y antimoho que ayudan a evitar que se acumule suciedad, facilitando su limpieza.

También te puede interesar:  Cristalli, la sugerente bañera de Novellini

Además de los motivos que hemos visto en nuestra publicación, ¿qué otras ventajas pensáis que ofrecen los platos de ducha respecto a las bañeras?. Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!