Los muebles de la habitación de un niño, han de ser especiales para él, es decir, de  su tamaño y estilo propio de su edad.

Los tres muebles básicos para una habitación de niños son:

–                    la cama ha de ser atractiva, todos sabemos que a veces, es difícil mandar a un niño a dormir, si la cama le resulta atractiva, quizás le cueste mucho menos. Existen numerosos modelos que se pueden emplear para ser las delicias de ello, por ejemplo, a modo coche o tren, en los cuales, podrá pegar adhesivos a su gusto para darle más personalidad propia. Para las niñas, las hay a estilo castillo de princesas o alcobas con cortinas

–                    para mantener el orden y tener recogidas las cosas, se necesita un buen armario. También es otro problema el que un niño recoja sus juguetes ¿qué hacemos para ello?, pues un buen truco, es que el armario sea un gusto de abrirlo y llenarlo. Armarios con forma de personajes u objetos como robots, árboles del bosque, animalitos… serán la delicia del escondite secreto para sus juguetes

–                    la mesa de juegos o de pintar, igualmente es necesaria, pues no tiene por qué estar necesariamente siempre en el suelo, además, cuando se va haciendo mayorcito, necesitará hacer sus tareas escolares. Una mesa atractiva es una gran idea para que se sienta cómodo y divertido. Cuando todavía es pequeño, el material foam, es muy aconsejable, pues evita golpes innecesarios en estas personillas tan inquietas. Si las prefieres, también puedes escogerlas plegables, para en un futuro, quitarla de la habitación

Fuente: espacioninos.com

También te puede interesar:  Decorar la habitación de una niña como un cuento de hadas