Esta idea va dirigida a un público totalmente infantil, pero el resultado es muy interesante porque es la forma de aprovechar las cosas que les fueron pequeñas a los hijos!

La primera versión es ideal para niños a partir de 2 años, y a medida que se van haciendo grandes y van creciendo, se pueden estirar las patas de la mesa para que quede a la altura del niño.

Es muy fácil hacer aumentar el tamaño de la mesa porque se hace a través de un práctico y simple sistema de fijación.

Confeccionada de madera y de un cuidadoso acabado, las piezas tienen 3 modelos diferentes con precios que comienzan desde los 299 €.

Si queréis saber más cosas, lo podéis hacer aquí dasmoebel.at

También te puede interesar:  Niños decoradores del hogar