Los murales en las paredes de las habitaciones infantiles son una excelente alternativa a la hora de decorar. Puedes crear uno basándote en los gustos de los pequeños, desde los más alegres hasta los más románticos para las princesas de la casa. Los murales infantiles fáciles de crear te ayudarán a obtener un ambiente único.

Aunque parezca lo contrario decorar la pared de una habitación infantil es una tarea relativamente sencilla y muy divertida. Hoy te daremos algunos parámetros que puedes tener en cuenta para que sea aún más fácil.

Murales infantiles fáciles
Fuente: Anubis Vrussh

En primer lugar deberás elegir la o las paredes en donde vayas a pintar el mural. Piensa en este punto con detenimiento, si la habitación aún no está amueblada es fácil caer en el error de tapar todo o una parte del mural al tener que ubicar los muebles.

Del mismo modo que pensaste en su ubicación deberás pensar en su tamaño para evitar, también, terminar tapándolo con los muebles. Puedes ayudarte con un lápiz para trazar el espacio que vayas a ocupar y así imaginar como será su posición dentro de la pared. Una manera fácil de asegurarte bien que acertarás con el resultado final.

Antes de empezar con el trabajo deberás verificar que la pared este en óptimas condiciones, en algunos casos tendrás que corregir las imperfecciones usando alguna masilla y lijando la zona para dejar la pared totalmente lisa. Después deberás tapar el suelo, quitar las llaves de luz y pintar con el color base que se va a usar para el dibujo del mural. Una manera de ahorrarnos trabajo.

También te puede interesar:  Decorar paredes con ladrillo ideas

Cuando ya hemos elegido el dibujo que queramos tener en el mural se deberá realizar algunos bocetos. Existen dos maneras de obtener buenos resultados: a escala o mediante una cuadrícula.

Si lo vamos a realizar a escala deberemos pasar el dibujo a un formato digital con un escáner o tomando una fotografía. Después emplearemos un programa para redimensionar el tamaño del mismo a escala final e imprimir el dibujo en varios folios A4. Colocaremos los folios en la pared junto con una lámina para calcar y repasaremos los trazos principales del boceto. Al retirar los folios repasaremos las lineas con el fin de corregir los pequeños errores que pueden quedar en la pared.