Asiento móvil con neumáticos reciclados

Neumático reciclado para los juegos infantiles

Los niños son un segmento muy apetecido para el mercado, por lo que no ha de sorprendernos que cada día se diseñen nuevos artículos pensados especialmente para ellos, principalmente en lo que se refiere a los juguetes, de los cuales podremos encontrar ejemplos que emplean las más altas tecnologías para crear juguetes súper sofisticados y frágiles, que al menor rigor del niño, la inversión bastante costosa que se realizó por parte de los padres para adquirirlo, en un santiamén queda sin sentido.

Por eso mismo, muchas veces resulta mucho más económico, y sin duda más divertido para los peques, buscar el entretenimiento y la diversión en los artículos más simples, con los que inclusive se pueden confeccionar juguetes muy simpáticos.

En este caso, simplemente un viejo neumático de goma, una tabla de madera y un poco de pintura es todo lo que se necesita para conseguir un divertido asiento móvil reciclado, que cualquier niño podrá utilizar para mecerse, cual si fuera uno de esos famosos caballitos de madera.

Para realizar este asiento móvil, comienza cortando por la mitad a un neumático grueso, con ayuda de una segueta o sierra para acero. Trata de que el neumático sea lo más ancho posible, para que así sea más fácil colocar los clavos, a continuación.

Ahora debes conseguir una tabla de madera resistente, con un largo de un par de centímetros mayor que el diámetro del neumático, así como de 1 o 2 centímetros más que el ancho de la goma.

Debes asegurarte de que los bordes y la superficie de la tabla que quedará visible estén bien pulidos, por lo que es recomendable que la lijes bien antes de utilizar.

También te puede interesar:  Techos de madera para el dormitorio

Cuando tengas la madera lista, clávala al neumático mediante clavos o tachuelas grandes, pero teniendo cuidado de que sus cabezas no vayan a resultar incomodas cuando alguien se siente.

En esencia, ya tienes listo tu asiento móvil. Solo falta la decoración imprescindible para que le aporte ese aire infantil y divertido, como se puede ver en la fotografía.

Puedes optar por pintar la madera de un tono más oscuro que al neumático, o cubrir todo con el mismo color, pero te recomiendo que utilices pintura acrílica, para que luego, al lavarlo, no se degrade tan fácilmente.

Finalmente, puede aplicarle en uno de los extremos del neumático algunos detalles especiales para darle más emoción al asiento móvil. En nuestro caso utilizamos un par de ojos de madera y pintamos una sonrisa, pero tú puedes experimentar con lo que más te guste.

En caso de que, al sentarse el niño, notas que el neumático sede y comienza a deformarse, puedes aplicar un contrafuerte de madera perpendicularmente a la tabla, que impida el reblandecimiento de la goma.

Y, por supuesto!, no pueden faltar un par de tacos que limiten el movimiento de este asiento infantil.