Nivel 5: ideas con Helvética

1
64

Una idea original y moderna a cargo de Paula Scher, una diseñadora gráfica estadounidense cuyo trabajo más reconocido es su obra como creadora de portadas para discos y carteles, y cuya iconografía personal (mininalista y ruda, con gran devoción por la tipografía, a la que convierte en protagonista) se refleja en el descanso de este edificio, cuyo número de piso ha dejado muy claro: el nivel cinco.

Una aplicación sorprendente de la pintura, la tipografía y el color. La cifra adquiere una plasticidad monumental, y se amolda al escalón, la pared, el techo y los recovecos como una ser vivo. Basta dar unos pasos atrás para que el número parezca un objeto enorme y sólido, con tres dimensiones, que llena el descanso, gracias al uso de un blanco que define el espacio al expandir la luz, y así  evitar tropezones.

Se trata de una idea sencilla pero de gran belleza, que puede ser llevada, sin gran costo ni mucho trabajo, a cualquier rincón de la casa, prestando otras funciones distintas a la enumeración: la inicial del ocupante de una habitación, la del nombre del ambiente, o un número de especial significado para los habitantes de la casa. Desde luego, repetando el uso de la Helvética, la obsesión plástica de Paula Scher.

Vía | Johnson Banks