Las paredes adquieren personalidad cuando les damos un efecto especial que agrade a la vista y haga destacar los objetos decorativos que tenemos en ellas.

Un efecto que puede ser muy suave o resultar más llamativo es el efecto hilo.

El efecto es un trama como si del hilo de una tela se tratara sobre la pared.La pared de hilo se consigue con dos tonos de pintura, el primero puede ser claro y el otro más oscuro.

Dependiendo de los contrastes que deseemos conseguir puede quedar muy suave, por ejemplo blando de fondo beige encima o viceversa; o puede quedar muy llamativo, azul oscuro de fondo gris encima o viceversa.

La segunda mano, es decir la que va encima, debe de estar mezclada con un barniz transparente al agua. Se aplica con un rodillo en un metro cuadrado y sobre la pintura se pasa una brocha en un sentido, imitando la trama de los tejidos.

Si quieres conseguir el efecto lino deberás dar pasadas en vertical y en horizontal.

Fuente: decoracióndeparedes

Mury, un beso

 

También te puede interesar:  Consejos prácticos para la decoración de tu hogar