Una mañana se sentó junto a mi una señora en cuyo bolso había impresa una fotografía de un bebe. Sería el regalo de algún familiar para que pudiera llevar consigo a todas partes a su pequeña nieta. Es otra opción para todos aquellos a los que les gusta llevar fotos en la cartera.

 

Más tarde en una tienda de revelado de fotos de mi barrio, colocaron en el aparador una colección de objetos en los que se podía imprimir la fotografía que quisieras y en ella había unos cojines al estilo Andy Warhol. Esta idea es un recurso habitual para decorar la habitación de los niños o bien con cuadros inmensos con sus retratos.

Si lo que buscas es un cojín original para los pequeños, sin los habituales muñecos de sus dibujos preferidos o una foto de ellos, tengo lo que buscas.

Con la fiebre del Art and Craft, son muchos los diseñadores que han sacado los colores a los cojines, y los han transformado en pequeñas obras de arte. Los que hacen las chicas de Anouk Bazaar son mis favoritos. Sus delicados diseños, en los que juegan con ilustración, letras de canciones y curiosas formas, quedan perfectos sobre su sillón de la sala de juegos o guardando su cama hasta la noche.

También los hay que abandonan su forma original, para convertirse en animales silueteados. Si vuestros pequeños prefieren el malo de la película, les gustarán este tiburón con una sonrisa sincera o el monstruo verde, con el que apetece planear un viaje a otro planeta. Estos son de Bedbuggs y los encontrarás en Etsy.

También te puede interesar:  Decoración infantil temática Hello Kitty

Si les gustan los pájaros, pueden adoptar esta bonita familia de buhos.

Para los niños que estén dejando atrás sus dientes de leche, tienes este cojín muela. En su parte trasera, guarda un bolsillo para que el ratoncito Pérez pueda dejarles su regalo.

Si os animáis a hacerles una colcha vosotros mismos, no dejéis pasar la ocasión de prepararles unos bonitos cojines a juego.