Ir cada mañana a la oficina, puede ser un trago amargo. Un espacio frío, lleno de ordenadores y gente malhumorada, aire acondicionado que no contenta a nadie, luz artificial… O puede ser un espacio Google lleno de color, luz, y trabajadores con una sonrisa en la boca. Al menos, así es como en los últimos años el gigante norteamericano nos ha vendido sus espacios laborales: edificios construidos con las últimas tecnologías arquitectónicas en donde el trabajador es el centro sobre el que gira el diseño del espacio y la decoración.

Hoy os mostramos algunas fotos de varias oficinas de Google incluyendo la de Londres diseñada por el célebre arquitecto y planificador Scott Brownrigg. Y es que Google ha sido uno de los principales impulsores de un nuevo concepto de espacio de trabajo, a tono con sus especiales condiciones laborales.

La fría y gris oficina de antaño en donde el trabajador acudía cabizbajo a sentarse en una pequeña mesa a lado de otras 1.000 personas ha quedado atrás. Ahora los espacios giran en torno al trabajador y no el revés. Se trata de que los oficinistas se sientan cómodos y relajados.

Por ello el diseño de interiores y la decoración de las oficinas son amables, alegres y coloristas. Siguiendo el clásico patrón Google, utiliza el amarillo, rojo y azul para animar las paredes, los muebles y los complementos. Famosas son las zonas de esparcimiento donde los trabajadores se relajan mientras echan una partida al billar o al futbolín.

Además cuentan con espacios habilitados para tomarse un café con los compañeros. Nada de un microondas en un ínfimo zulo. No. Amplias perspectivas donde el trabajador Google descansa la mente unos minutos.

También te puede interesar:  Luxe Vertical Filing Cabinet, por muebles de oficina que no aburran

Incluso las cabinas de teleconferencia de la oficina de Londres imita las típicas casetas de playa. Alegría y buen humor en las oficinas Google. Lo que no sabemos es si utilizan también estas casetas cuando llega la hora de despedir a alguien… Quizás tengan una trampilla escondida…