Organizar tu closet, consejos prácticos

Si te pasas unos cuantos minutos cada mañana tratando de encontrar algo dentro de tu closet debes saber que tienes que tomar una medida. Hoy te daremos algunas pautas para que puedas organizar tu closet.

En primer lugar deberás tomarte un par de horas para realizar la tarea. Lo ideal sería hacer una limpieza general junto con el cambio de temporada. Al quitar las prendas que ya no usas, ni usarás más, podrás darle lugar a las que necesitarás para la próxima temporada.

Organizar tu closet
Fuente: Liz

Una de las grandes ventajas de tener un closet o placard ordenado es que podrás encontrar rápidamente la ropa que necesites, una manera de ahorrar tiempo. Esta limpieza profunda deberá hacerse al menos una vez al año.

Para ello tendrás que sacar toda la ropa del placar. Dividirla por tipo, por ejemplo, camisas, vestidos, pantalones, remeras, etc. Después deberás separar lo que ya no uses desde hace más de dos años. Deberás ser autocrítica.

Si dentro de las prendas que hace mucho no usas encuentras algunas con mucho valor sentimental no será obligatorio que te deshagas de ella, podrás hacer una excepción y conservarla, pero piensa que es una excepción

Luego de la limpieza y de haber decidido las prendas que se quedan y las que se van deberás empezar a ordenar la ropa usando algún criterio. Puede ser en base a tus necesidades y del espacio disponible. Dentro de los criterios más usados encontramos el de ordenarla por tipo de ropa, o ropa que usamos para trabajar, la que usamos para salir o las más casuales. Otra manera de mantener todo ordenado es por color. Como verás existen muchas alternativas, piensa en la tuya basándote en tus necesidades.

También te puede interesar:  Grandes ideas para las habitaciones de los más pequeños

Un consejo que deberás tener en cuenta con respecto a las prendas que necesiten ser colgadas, es muy importante que sólo coloques unicamente una por percha.

A la hora de ordenar los zapatos deberás realizar el mismo procedimiento. Sacarlos, descartar los que no uses, ordenarlos y volverlos a guardar bajo algún criterio específico.