Pan de oro para tus muebles y accesorios

Una manera de conseguir el efecto de acabado antiguo es usar pan de oro para teñir de dorado muebles o elementos decorativos. Esta técnica tiene varios siglos de antigüedad y podemos hacerla en casa como una sencilla manualidad. Obviamente, los acabados no serán tan profesionales como si lo hace un experto, pero es interesante para restaurar muebles o dar un toque novedoso a aquellas piezas que se hayan estropeado con el paso de los años.

Para que no te salga muy caro puedes usar falso pan de oro, que se compra en cualquier tienda de manualidades. Además, es mucho más fácil de manejar que el auténtico. Para manipularlo puedes cogerlo con las manos, pero tendrás que echar antes polvos de talco para evitar que se te pegue a los dedos y la grasa natural de la piel. Para pegarlo tienes que utilizar una brocha de pelo natural que fijará el pan de oro al mueble al que previamente habremos untado un pegamento. En tiendas especializadas te dirán cuál es el adecuado.

Una vez que lo hayas puesto, no te preocupes si se cuartea, así dará un aspecto más antiguo a lo que queramos pintar. Cuando se haya secado, puedes frotar con un algodón y dar brillo a las zonas doradas. El último paso es envejecer el pan de oro con un preparado especial que se vende igualmente en tiendas. Al acabar tendrás un fantástico mueble con aspecto envejecido.

También puede servirte en manualidades artesanas como marcos para espejos, pequeñas figuras decorativas o acabados en platos decorativos. Lo único que tienes que evitar es que quede muy recargado para que no parezca artificial. Cuanto más antiguo parezca más bonito quedará.

También te puede interesar:  Tecnología y diseño en el escritorio