Existe un material que no es típico en la decoración, se trata del nácar, un material extraido de las conchas de los moluscos que aportan un brillo y una textura muy peculiar.

Al ser un material atípico puede resultarnos un tanto extraña su presencia, pero no por ello estética y original.

Desde mi punto de vista, la elección del lugar en el que vaya colocado debe de ser muy específico, por ejemplo el baño me parece un lugar muy adecuado, por sus brillos y el recuerdo del agua que conlleva. Otro lugar muy apropiado sería en espacios donde queramos aportar más luz, sin excedernos en su uso.

Se me ocurre que como marco para una fuente sería perfecto.

Estas son solo algunas ideas, faltan las tuyas que seguro que son excelentes.

Fuente: archiexpo

Mury, un beso

También te puede interesar:  10 bares que puedes tener en tu hogar