Los toldos son una parte importantísima y muy aprovechable si en tu casa el sol resulta a veces una molestia.

Hay casas que la plaga es el excesivo calor. El problema de estas es el poder aclimatarlas, pero el recibo de la luz se dispara, para ello, podemos optar por un buen toldo, un complemento para el hogar que aísla perfectamente y así ahorraremos casi el 70% de energía, además de no tener la molestia de realizar obra.

Podemos escoger infinidad de lonas. Si lo que queremos es evitar que la temperatura aumente demasiado, optaremos por los técnicos, los cuales están compuestos por poliéster y fibra de vidrio, más PVC, disminuyen el 80% de las radiaciones solares, además son ideales para los vecinos, ya que no te pueden ver, pero tú sí a ellos.

Otra solución para huir del calor y hacer acorde la decoración son los cristales térmicos. Estos están compuestos por dos vidrios. El primero con base de plata, este reduce al calor al 40% el calor, en comparación con un vidrio normal.

La tercera solución para aislar tu hogar de la radiaciones solares, es el escoger cortinas que tengan tejidos como el foscurit, un tejido  opaco que se ha llegado a conseguir para poderse decorar con base de tela. Este posee fibra de vidrio, por ello, su más correcta utilización es en estores, los cuales quedan muy bien en cualquier parte del hogar.

Si queremos aislarnos todavía más del calor, una pintura a la que se pueda añadir microesferas cerámicas, resultará ideal para conseguir este efecto. Aquí podemos jugar con cualquier color que deseemos.

También te puede interesar:  Ideas para decorar una habitación infantil