En ocasiones, y si que nos demos cuenta, la decoración resulta excesivamente rigurosa y formal, y se antoja que el aire y la diversión circulen un poco más en los ambientes. Para esos casos hay una solución inmediata: las narices de payaso.

O, bien, si lo que se desea es dar a una habitación infantil o juvenil un aire más distendido y jovial, hay un aditamento que puede resolver, sin duda, el tono del ambiente: las narices de payaso.

O si se tienen una serie de objetos sin encanto (botes de basura, radiadores, electrodomésticos) y se desea que se integren a la decoración de una forma brillante y novedosa, en ese caso, y sin duda, la solución también son las narices de payaso.

Las narices de payaso son una idea del diseñador eslovaco Tomas Kral.
En un principio, viene adheridas a estos recipientes de cerámica, pero sus aspecto nos parace tan encantador, que recomendamos su confección para vestir toda suerte de objetos. Sólo hace falta un poco de cartón y un hilo flexible…

Fuente | Design East

También te puede interesar:  Forja pop art en Casa Decor