Lo cierto es que a la hora de decorar, es muy importante prestarle a las paredes la importancia que se merecen, sobre todo, porque hay maneras realmente estupendas de convertir a las paredes en las protagonistas de la decoración, con resultados que merece la pena tener en cuenta.

Es el caso de esta original idea, que consiste en dejar una de las paredes con ladrillos a la vista, de manera que contraste con el resto, pintadas y lavadas a la perfección. El resultado es de lo más original, y no hay duda de que merece la pena arriesgar un poco con este estilo, para conseguir un resultado muy interesante.

Está claro que este tipo de pared contraste mucho con el resto de la decoración, por ejemplo, si se coloca en un salón, con el sofá, los cuadros… Pero esa es, precisamente, gran parte de la gracia que tiene este estilo.

Lo mejor de todo es que se puede decorar en cualquier espacio con esta idea, desde el salón de casa, hasta una zona con escaleras por ejemplo.

También puede ser una idea que funcione bastante bien para separar espacios. Por ejemplo, se puede diferenciar la zona de comedor de la zona de estar del salón con este tipo de pared.

Pero también puede funcionar muy bien en un dormitorio, dejando así la pared del cabecero, diferenciándola de las demás y dándole un punto distinto a la estancia.

La verdad es que la idea se puede plaicar en cualquier parte de la casa, ¡fíjate en lo bien que queda en el cuarto de baño!

También te puede interesar:  Ladrillo visto ideal para decorar fácilmente

¿Qué te parece la propuesta? La verdad es que es una idea muy original que puede funcionar de maravilla. ¿Te animas a probarla?

Fotos de Design Sponge