La aguada es una técnica para pintar las paredes con efectos de degradación de tonalidades, o creación de determinados dibujos.

Hay personas que no utilizan esta técnica únicamente para las paredes de su hogar, sino que también la aplican sobre muebles o pavimentos.

A continuación os vamos a comentar los pasos que debéis seguir para conseguir aplicar la técnica de aguada en vuestra pared:

Primero deberéis seleccionar la pared que queréis decorar.

Seguidamente os recomendamos que utilicéis un color claro para la base de la primera capa de pintura. De esta forma, lo que conseguimos al aplicar el resto de capas, es un efecto visual que simula una textura.

Hay que tener en cuenta que para pintar la pared, vamos a necesitar pintura plástica de color blanco y unos botes de tinta de colores especial para paredes. De esta forma y dependiendo de los gustos personales de cada persona, podremos decorar nuestra pared del color que queramos.

También hay que lijar la pared con anterioridad a su pintado para evitar que haya humedad o cualquier otro tipo de imperfecciones, por lo que únicamente aplicaremos la primera capa de pintura cuando tengamos una superficie uniforme.

La primera capa de pintura la aplicaremos del mismo modo que si pintásemos una pared convencional y dejaremos unas 8 horas de tiempo de secado, antes de aplicar la segunda capa.

Una vez que hemos aplicado dos capas de pintura base, prepararemos una mezcla de pintura más oscura pero menos densa, es decir, mucho más aguada.

Esta mezcla la aplicaremos sobre la pared y antes de que seque cogeremos un trapo para ir presionando sobre la misma y obtener de este modo el efecto de textura deseado.

También te puede interesar:  Decoración de habitación Hello Kitty

Finalmente, limpiaremos las brochas, rodillos y utensilios utilizados y dejaremos que la pared seque durante 24 horas para ver el efecto final.

Enlace: opendeco