El estilo asiático se caracteriza por su simplicidad. Es normal ver en los ambientes de Japón y China tonos neutrales con detalles de mucho color.

Para decorar con un estilo chino puedes agregar algunos murales de un tamaño importante en las paredes o en una sola pared. Tradicionalmente en esos murales se pueden ver personajes de la historia o acontecimientos de la vida privada. Se suelen emplear colores brillantes como el verde, azul y rojo.

Las habitaciones con estilo japonés se dividen con prácticas pantallas, los modelos más clásicos están creados con marcos neutros y papel de arroz. Puedes colocarlo en algún rincón de tu salón o en el dormitorio.

Paredes con estilo japones

En Japón se emplea la laca roja en pequeñas cantidades para darle algún detalle en los interiores. Una buena idea es agregar un extremo pequeño de laca roja en los extremos de las mesas del salón. Ten presente que solo se debe usar moderadamente para no saturar el ambiente.

Tanto en el estilo japonés como en el chino se puede usar tonos de pinturas como el verde apio o salvia. Este tono es bastante neutro y ayuda a relajarse. Es un tono muy presente dentro de la naturaleza.

Recuerda que toda la decoración deberá trasmitir un estilo minimalista. Lo único que se debe destacar son los muebles, algunos pocos accesorios y las paredes que deberán estar despejadas. Todo tendrá que estar ordenado y con las zonas de paso amplias y despejadas.

Para crear un interior con estilo japonés recuerda siempre enfocarte en la sencillez, sobriedad y naturalidad. En la cultura japonesa se le da un gran valor a lo ordenado y simple.

También te puede interesar:  Color en nuestras paredes

Foto | Flickr

Compartir
Artículo anteriorDormitorio infantil…¡en blanco!
Artículo siguienteIdeas para iluminar los espacios de exterior
Mi nombre es Leticia del Pino. Soy Licenciada en Publicidad y trabajo como Editora de Contenido desde hace varios años. En este blog podrás encontrar mucha información acerca de cómo decorar correctamente las tus estancias. Verás como el desafío de obtener buenos resultados no es tan complicado como parece