Una de las maneras más modernas de decorar las paredes de tus ambientes es usando telas. Gracias a ellas podrás combinar distintos estilos y colores, para darle personalidad a tu pared. Lo único importante es elegir correctamente los colores y los diseños.

Gracias al uso de las telas en tus paredes podrás convertir un ambente simple y aburrido en un ambiente lleno de elegancia. Deberás elegir las telas correcta, para eso puedes acudir a una tienda especializada, encontrarás miles diseños para forrar las paredes.

Paredes con tela

Los diseños más sencillos pueden ser elegidos por quienes aún no tienen mucha experiencia en esta decoración y tienen temor a equivocarse, seguramente un diseño sencillo te ayudará a tener éxito sin complicarte demasiado. Cuando ya hayas elegido la tela tendrás que pensar la forma de decorar las paredes con este material, teniendo mucho cuidado en los detalles.

Para endurecer las telas se puede usar un pincel y así aplicar el producto de forma pareja y uniforme. Cuando se vaya a comenzar el proceso se deberá tener el tiempo necesario para evitar hacerlo apurado. Piensa que es una tarea que debe realizarse con mucho cuiddado, de lo contrario el resultado no será el que se busca.

Si ya tienes la tela para forrar la pared, el pegamento adecuado, una brocha gruesa, un cúter y una regla puedes poner manos a la obra y empezar con el trabajo, midiendo la pared y cortando bandas del tamaño deseado más unos centímetros adicionales. Entonces deberás pincelar la pared con el pegamento para empapelar y pegarás la primera banda de tela, despues aplica un rigidazor de la tela comenzando por el centro y dirigiendote hacia sus bordes. La tela deberá ser aplanada con una espátula para quitarle las burbujas de aire que puedan quedar. Se continua con el mismo procedimiento hasta acabar y tener toda la pared cubierta.

También te puede interesar:  Elección de las telas, cómo elegirlas de manera correcta

El proceso es muy parecido al de empapelar la pared utilizando el papel tapiz. Para obtener buenos resultados se deben dejar unos centímetros extras alrededor de las ventanas, puertas y en el límite con la otra pared y su techo. Este excedente lo cortarás usando una regla y un cúter. Deberás cortarlo cuando este el material totalmente seco y duro. Al terminar de cortar lo que ha sobrado se habrá terminado la tarea de entelar la pared.