Se dedicaban a ilustrar cuentos y pensaron que a muchos niños les encantaría tener aquellas imágenes formando parte de sus habitaciones.


Se pusieron manos a la obra y crearon una empresa, cuyo nombre no puede ser más adecuado, Paredes de cuento.

Y es lo que consiguen estos creativos, hacer que las habitaciones de los niños sea como vivir dentro del mismo cuento.

En estos casos la mejor presentación son sus obras sobrando las palabras.

No creáis que solo se dedican a dibujar murales para las habitaciones de los niños, su ámbito abarca cualquier lugar en el que la imaginación de un niño precise de estímulo.

Fuente: decoración de paredes

Mury, un beso

 

También te puede interesar:  Un detalle shabby chic para un pasillo