Para conseguir un espacio que luzca más cálido y confortable podrás tener la piedra como alternativa. La podemos encontrar sintética o natural, la elección dependerá de la cantidad de dinero con el que cuentes, ya que el precio de la piedra natural es bastante elevada.

Con respecto a los acabados en ambos casos podrás elegir los diferentes tamaños, colores, texturas y formas. Se deberán elegir en función de la decoración del hogar y del estilo que queramos obtener.

Paredes de piedras

Generalmente se cae en el error de vincular a la piedra con lo rústico, pero tenemos que saber que se puede adaptar a todos los ambientes, hasta los espacios más innovadores. Si tienes una casa en la zona rural o una casa de campo la piedra será muy adecuada para ese ambiente, lo mismo que para estancias más completas.

La colocación de la piedra en la pared se puede adaptar a todas las casa, si te animas podrás colocarla en una pared entera o revistiendo simplemente una chimenea. Si la usas en tu dormitorio podrás obtener un ambiente cálido, lo mismo que si la usas en el recibidor, la cocina y baño.

Las piedras en bruto son las indicadas para usarlas al natural. Tienen forma irregular y pueden tener imperfecciones. La piedra pulida es sometida a un proceso especial de lijado y moderación. Pueden variar de tamaño, tienen un aspecto liso, similar a la pared de los ladrillos.

Las paredes con piedra seca son más fáciles de colocar, se necesita aplicar rocas en la dirección correcta, a medida se van colocando las capas las rocas van cubriendo los espacios. Las paredes de piedra argamasa, es una pared que se realiza el sellado y la unión de las piedras mediante el uso de cemento entre cada piedra. Colocarlas requiere de una mayor mano de obra.

También te puede interesar:  Paredes en acero