En algunos ambientes o estancias más modernas se pueden ver paredes revestidas con acero inoxidable. Esta es una excelente opción para determinadas partes de la casa, pero debes conocer algunos secretos de su uso.

Es en la cocina donde más se aprecia este tipo de revestimiento, generalmente en las mesadas, alacenas o en las campanas. Tiene la ventaja de ser un material que puede resistir a la humedad, al calor y a las manchas.

Se lo puede ver en las cocinas más modernas, en donde se quiere generar un impacto decorativo en esas áreas. Por sus características y por como luce podemos decirte que el material te brindará un toque higiénico y frío. Si no se quiere generar un efecto de saturación unicamente se deberá aplicar en superficies pequeñas, evitando las extensas superficies.

Paredes en acero

Ten en cuenta que si se encuentra cerca de los tareas que las personas realizan cotidianamente se pueden producir manchas de agua o marcas con los dedos, si bien son fáciles de quitar, es una tarea que se deberá realizar a diario.

La limpieza de las superficies con acero inoxidable debe ser muy cuidadosa, de lo contrario se podrá rayar con facilidad. No se deben usar productos que requieran de pulido ni que sean demasiado abrasivos ya que el material se estropeará.

Otra de las ventajas de las paredes de acero es que es un material de revestimiento que puede aplicarse en cualquier parte, sin importar si las paredes están levemente desniveladas, además se puede colocar para recubrir superficies curvas por su flexibilidad.

También puede verse revestimiento de acero en los edificios más moderno, en las industrias y en muchos locales gastronómicos.

También te puede interesar:  Lámpara esférica de Raimond Puts para Moooi

Foto | Flickr